• Contacto
  • Registro

¡Díííígame…!

GLOSARIO DE TÉRMINOS SANTANDEREANOS

PINGO: Termino que se utiliza para decirle a otra persona, pendejo, o gil, o bobo.

ARRECHO: Costumbrismo Santandereano que quiere decir que alguien esta disgustado, molesto, o bravo, pero también se asocia con, la palabra Joda, para querer decir que algo está muy difícil y se utiliza de la siguiente manera: “Arrecha la joda mano” Esto es típico de los Santandereanos, a diferencia de los Norte Santandereanos, que, en lugar de Pingo, utilizan la palabra Toche.

ATEMBAO, o ATULAMPAO: se refiere a una persona distraída poco inteligente.

MANO: sinónimo de hermano en Santandereano, o amigo, este término es muy utilizado en Santander mano.

DIIGAME: cuando se quiere afirmar, o confirmar algo ejemplo: A usted le gusta el Guarapo mano, Diiigame contestaría el Santandereano.

 

El santandereano no habla de muchas cosas, sino de jijuemil vainas.

El santandereano no come torta, sino amasijo.

El santandereano no fuma tabaco, sino chicote.

El santandereano no dice por supuesto o claro, sino ¡díííígame…!

El santandereano cuando se cae no queda aturdido, queda atolondrado.

A los santandereanos las frutas no se le pudren, se le apichan.

A los santandereanos no les coge la noche, sino lo tarde.

Al santandereanito no lo montan a tun-tun o en caballito, lo llevan a tuche.

Al santandereano no le da golpe de ala, si no le da chucha.

Al santandereano no le da hambre, sino filo.

Al santandereano no le hacen disgustar, le sacan la piedra o lo hacen arrechar.

Al santandereano no le obliga algo, sino le toca que…

Al santandereano no le salen forúnculos, sino nacidos.

Al santandereano no le salen lagañas, sino pichas.

Al santandereano no lo utilizan, se la montan o se la dedican.

Al santandereano no lo vigilan, le tienen tirria o lo tienen entre ojos.

Al santandereano no se le da una reprimenda, le dan una juetera.

Al santandereano no se le echa bala, se le da candela o se le llena la barriga de plomo y se le deja en una alcantarilla con la jeta llena’e moscas.

Al santandereano que se porta mal no lo agarran a patadas, sino que le dan una mano de pata.

Al santandereano no se le queda mal, se le deja mamando.

Al santandereano que se golpea no le dicen sóbese, sino chupe.

El santandereano no tiene machete, sino peinilla.

El niño santandereano no come dulces sino caramelos.

El santandereano no dice ¡de verdad, en serio!, sino ¡p’a Dios que sí!

El santandereano al teléfono no contesta aló sino ¿a ver?

El santandereano en fútbol no hace un túnel, hace un virgo.

El santandereano en lugar de decir “increíble”, dice huy no no no no!!!

El santandereano no alista maletas, alista el perro.

El santandereano no baila pegado, sino que brilla hebilla

El santandereano no besa, sino marca.

El santandereano no calienta el café, lo abriga.

El santandereano no camina, echa pata o anda en el carro de don Fernando.

El santandereano no come medias nueves, echa mecato.

El santandereano no come mogolla y dulce combinado, sino mestiza.

El santandereano no come morcilla, traga rellena.

El santandereano no come paleta, sino pocicle.

El santandereano no come papaya, come lechoza.

El santandereano no come pedacitos de carne, sino pilinchos.

El santandereano no come sandía, come patilla

El santandereano no cuelga el teléfono sino el cacho.

El santandereano no dice ¡qué importa! sino ¡qué jijuepuercas!.

El santandereano no dice alcánzame esa cosa, dice largueme esa joda.

El santandereano no dice ese tipo es sagaz, sino mucho perro, mucho avión, o mucho vivo.

El santandereano no dice esta delicioso, sino ta bueno, o esta deli.

El santandereano no dice hola amigo!, dice quiubo mano o qué pajó.

El santandereano no dice la cosa está difícil, sino está arrecha la joda.

El santandereano no dice mala suerte, sino mucha sal

El santandereano no dice no me gusta, sino vaya coma mute.

El santandereano no dice no moleste, sino deje de joder

El santandereano no dice que alguien es delicado, sino muy chocho.

El santandereano no dice que lo engañaron, sino que lo tumbaron o le dieron por la cabeza.

El santandereano no dice qué situación difícil, sino dice que vaina tan arrecha.

El santandereano no dice que tiene diarrea, sino toy cursiento o con churrias.

El santandereano no dice si, sino dígame.

El santandereano no dice wow, ay o uff, dice hústele.

El santandereano no es alto, es bolsón acaba ropa.

El santandereano no es arrebatado, es acelerado.

El santandereano no tiene talon, tiene jarrete.

El santandereano no es entrometido, es mas metido que un solar.

El santandereano no es arriesgado, es mas atravesao que la iglesia de Velez.

El santandereano no es bobo, es pingo, toche o caído del zarzo.

El santandereano no es campesino sino campeche

El santandereano no es marica, es roscón.

El santandereano no es marihuanero, sino burro

El santandereano no es mierda, es una boleta

El santandereano no es sinvergüenza, es conchudo

El santandereano no es tacaño sino amarrado o amarrete.

El santandereano no esta cansado, esta mamao

El santandereano no esta embriagado, sino jincho.

El santandereano no esta emocionado, esta enchufado.

El santandereano no esta lento, ta joche.

El santandereano no esta triste, sino que está carilargo

El santandereano no hace el oso, es una bandera, una boleta.

El santandereano no le da alergia, le da carranchin.

El santandereano no le da sarpullido, le da zarna o piquiña.

El santandereano no lleva paquetes o bolsas, sino jotos.

El santandereano no mira feo, mira rayado

El santandereano no monta bicicleta, sino cicla

El santandereano no orina, se mea

El santandereano no patea la pelota, la chuta.

El santandereano no pide que lo esperen, sino dice espéreme tantico

El santandereano no pide silencio, sino que se callen la jeta

El santandereano no pide un refresco congelado o un tan, pide un vikingo.

El santandereano no se asusta, se arruga o le da culillo.

El santandereano no se cae, se va de jeta

El santandereano no se declara, se destapa.

El santandereano no se enfrenta, si no revira.

El santandereano no se enfurece, se arrecha, se enchicha, se emberraca.

El santandereano no se pone traje formal, se pone el flux

El santandereano no se quita el cabello, se calvea, se tusa, se rapa o lo bajan del bus.

El santandereano no se viste elegante, sino se pone la pinta.

El santandereano no sufre de mal aliento, sino le huele la jeta.

El santandereano no tiene “amigas con derechos”, tiene pelos.

El santandereano no tiene abuela o abuelo, tiene nona o nono.

El santandereano no tiene alpargates, tiene cotizas o chocatos

El santandereano no tiene barriga, tiene buche.

El santandereano no tiene cabeza, tiene tusta

El santandereano no tiene cicatrices, sino chagualas

El santandereano no tiene clóset sino closer  cómoda.

El santandereano no tiene interruptor, tiene apagador o suiche

El santandereano no tiene niñitos, sino chinos, zurrones, calabazos, petustes o muérganos.

El santandereano no tiene tomacorriente, tiene enchufle

El santandereano no tiene trastos, tiene cutes.

El santandereano no toma caldo, sino changua

El santandereano no usa chaqueta, usa chompa

El santandereano no tiene testículos, el santandereano tiene turmas

El santandereano no usa zapatos de cuero sino de material.

El santandereano no vomita, sino que llama a hugo y juaco.

El santandereano no toma, el santandereano jarta.

La mujer santandereana no queda embarazada, sino que está pipona.

La santandereana no anda con el novio, sino con el arremuesco.

La santandereana no es engreída, es mucho ser picada

La santandereana no es linda, es mucho estar buena

La santandereana no es nalgona, es mucho ser culona

La santandereana no es tetona, es mucho tener tetas

Las santandereanas no son guisas o coimas, sino mantecas.

Los niñitos santandereanos no tienen canicas, sino pepas o maras.

Los niños santandereanos no ven dibujos animados o caricaturas sino matachitos.

Los profesores santandereanos no tienen preferencias por algunos alumnos, sino les tienen cuello…

Los santandereanos no comen brochetas, sino chuzos o pinchos.

Los santandereanos no dicen mentiras, hablan paja.

Los santandereanos no hacen chancuco, sino chanchullo.

Los santandereanos no juegan en el sube y baja, sino montan en el machín-machón.

Los santandereanos no piden ñapa, sino vendaje