• Contacto
  • Registro

Renace el Orgullo Santandereano

Si hay una palabra que identifica a Santander, es el orgullo. Un orgullo cuyo origen se remonta a la Revolución de los Comuneros, cuando la opresión de la Corona Española encendió desde El Socorro la chispa que condujo a la Independencia Nacional.

Hoy sigue siendo un orgullo sano, entendido como ese sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano a uno, que se considera meritorio. Es, en últimas, un sello de autenticidad.

Ahora bien, Internet está provocando una transformación de dimensiones insospechables, acompañada de un fenómeno mediante el cual se van borrando las fronteras culturales e ideológicas entre las naciones y, adentrándonos en estas, entre las regiones.  Y esto obliga, desde lo raizal, a adoptar medidas que permitan ir al rescate de nuestra identidad.

Santander es de una riqueza cultural tan variada y tan digna de preservarse, que no se puede aceptar que a la vuelta de unos años ya no haya un lugar donde aún se interprete la guabina o el torbellino de un campesino embejucado, o se improvisen coplas al calor de un tiple bien temperado.

Fue ante la nueva “realidad” que impone el mundo virtual, que un grupo de amigos “arrechos” decidimos acometer una iniciativa periodística regional, orientada a exaltar el orgullo de ser santandereano mediante la página web Orgullosantandereano.com.

Tolstoi decía “si quieres ser universal, describe tu aldea”. Si la tierra donde nacimos reúne suficientes atractivos para ser promocionados y preservados, y además se constata que todos los días hay noticias en las que algún santandereano brilla con luz propia, es cuando este proyecto se acoge con entusiasmo y espíritu emprendedor, hacia la meta de exaltar a una región y a un colectivo humano.

Durante la primera semana de agosto del año en curso (2019) nuestro departamento adquirió una merecida importancia en el contexto nacional, debido a la conmemoración de los 200 años de la Ruta Libertadora que el 7 de agosto de 1819 nos dio la Independencia del yugo español. Es la ocasión entonces para evocar con justificado orgullo santandereano la Batalla de Pienta, ocurrida el tres días antes, el 4 de agosto, cuando unos 2.000 valientes charaleños se enfrentaron con machetes, piedras, garrotes y agua caliente a soldados armados con bayonetas y abundante munición, dejando un saldo final de 300 patriotas muertos, mientras que en la batalla de Boyacá ocurrida tres días después solo se contabilizaron 13 pérdidas fatales y 53 heridos. (Ver columna de nuestro director).

A esa batalla se le conoce -con justa razón- como “la resistencia que salvó a Bolívar”, y es digna de recordar aquí, pues fueron esos santandereanos aguerridos -mártires de la Patria- los que corrieron indignados a cerrarles el paso en el puente sobre el río Pienta a los 1.800 soldados que llevaba el gobernador de la provincia del Socorro, Lucas González, para reforzar las tropas españolas.

De esto y mucho más podrá usted enterarse en la página Orgullosantandereano.com, y es por ello que desde aquí y des ya queremos invitarlo a que la conozca.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.